Desde la organización del III EDP San Fermín Marathon lamentamos profundamente la agresión sufrida por uno de los participantes en nuestra carrera de 42K, el melillense Miguel Ángel R.C., cuando realizaba el recorrido el pasado sábado por la tarde-noche en Pamplona.

Nuestra carrera está abierta a todo tipo de deportista interesado, sea cual sea su ideología, sexo o condición social. Entendemos que, por encima de todo, debe imperar el respeto máximo. Consideramos que política y deporte nunca deberían mezclarse. Y menos aún con la violencia. No hay ninguna razón que pueda justificarlo.

Nuestro apoyo al corredor agredido. Lamentamos muchísimo que haya ocurrido un suceso vergonzoso como éste, más aún en nuestra ciudad y en nuestra carrera. Ojalá nunca vuelva a ocurrir algo así. Ni aquí ni en ningún otro lugar.